Ruta en coche por Croacia. Día 8. Península de Istria.

DIA 8

Día 10 de Agosto.


Como siempre, bien pronto en pie y camino a Rijeca. Panorámica sin más, ya que no valía la pena. Si resistís la tentación, por ni no vale ni siquiera la pena entrar.

De aquí de tirón hasta Pula. La verdad que me sorprendió en general Istria ya que no está demasiado bien valorada en los foros, y a mi me gustó mucho. Pula tiene un par de pórticos, un foro, un agradable casco histórico, con su castillito, en este caso catedral, arriba de una montaña "donde habitualmente hace mucho sol y calor y cuesta mucho subir", pero al final tiene una vista que siempre recompensa. Además de todo ello, su principal atracción es el 5º anfiteatro romano más grande que se conserva. En muy buen estado y muy bien reconstruido. La verdad que no vale la pena entrar porque no se ve nada que de fuera no se viera aunque total por unas 10 kunas creo recordar, pues "pa dentro".

Casi a medio día estábamos en Roving. 

La verdad que el cansancio pesaba pero el tiempo en el pais dálmata se acababa y había que aprovechar.

Fue la última y no por ello peor. Roving tampoco nos dejo indiferentes. Dificil de aparcar. Aparcamos en la parte trasera del puerto en un parking que no estaba lleno, y nos fuimos paseando hacia el centro (por la sombra que estábamos a 36 graditos!) Tras pegar un bocado visitamos el puerto (tiene una postal veneciana muy bonita), el casco histórico, que es de los más bonitos que he podido ver en ninguna población, y subimos de nuevo la montañita hacia la catredral.

De aquí salimos hacia Trieste, cuyo aeropuerto es penoso y no tiene más que una cafetería y como teníamos tiempo, nos fuimos a merendar a un centro comercial cercano al aeropuerto y al menos estar fresquitos.

Ha pasado sólo una semana y creo que es el viaje que más me ha gustado que he realizado. He disfrutado de ciudades romanas totalmente medievales, de pequeños pueblos con un encanto inanarrable. De grandes ciudades con sus imponentes monumentos. De playas con aguas cristalinas. De una buena gastronomía mediterránea. De tranquilas y pacíficas islas. De espectaculares parques naturales... En fin, he disfrutado. Como veis.. un país para todos los gustos. Estoy seguro que volveré en un plan más tranquilo para disfrutar del país. Me he quedado con las ganas de entrar hacia la zona de Mostar en Bosnia. Tomo nota para dentro de unos años...