CRUCERO CAPITALES BALTCAS. DIA 4: TALLIN

TALLÍN




Amanecía nublado en Estonia, una nuevo país para nosotros. La previsión era visitarlo por nuestra cuenta y la elección fue muy buena. En medio día es suficiente para visitarlo. Tallín es pequeño, pero no nos dejó indiferentes.


En la misma terminal de cruceros, estaba esperándonos el City Sighseeing. Por 9 euros teníamos transporte para todo el día aunque la mayor parte del recorrido iríamos a pie. Hicimos una vuelta panorámica para ponernos al día de lo que íbamos a ver haciendo un audio tour desde el autobús.



La joya de Tallín es la ciudad medieval. En ella, además de el agradable paseo por sus calles no hay que dejar de ver, la plaza del ayuntamiento y el ayuntamiento. En la esquina de la plaza se encuentra la farmacia más antigua de Europa.


Cerca de esta plaza encontramos la Iglesia del Espiritu Santo y la Iglesia de San Olaf. Es imprescindible la visita de las 3 hermanas. Tres casas de la edad media.


Seguidamente y una vez pasamos a la parte alta de la ciudad, visitamos la Catedral de Alejandro Nevsky. No está mal, pero despues de San Petersburgo, pues "no es pa tanto".


Si es que muy interesante las murallas de la parte alta de la ciudad así como las torres que unen estos espectaculares muros. Es un gustazo pasear por esta ciudad medieval. Frente a la catedral encontramos el Parlamento. Desde allí hay una plaza con unas bonitas vistas. En esta parte hay bastantes miradores donde se contempla la ciudad y hay buenas postales. En Kadriorg se encuentra el parque con estanques y el palacio barroco, construído por el zar ruso Pedro I y nombrado en honor de Catalina I, su segunda esposa, por cierto era una mujer humilde de origen lituano. No vale la pena la visita interna pero sí su exterior.


En fin, Tallín, un lugar para no ir a propósito pero una visita muy placentera teniéndola como escala en el crucero.


Por la tarde... A disfrutar del barco, que esta noche actua Michael Jackon, o bueno, el doble!