CRUCERO CAPITALES BALTICAS. DIA 7: COPENHAGEN

COPENHAGEN


Último día del crucero, amanecía en Copenhagen. Parecía raro pero aún no estábamos cansados. Será por el formato del viaje aunque llevábamos 10 días recorriendo medio mundo!


En Copenhagen no cogimos ningún medio de transporte. Están bastante localizados todos los sitios a visitar. Esta ciudad fue la que más me sorprendió ya que no esperaba ver lo que vi.





Es una ciudad moderna, con todas la comodidades, y con muchos sitios para visitar. Muy recomendable.


La visita, andando, empezó por el puerto. Tras un largo paseo llegamos a la famosa Sirenita símbolo de Copenhague. Entonces llegó la sorpresa. La Sirenita estaba en la expo de Shangai! En fin, nos quedamos sin esa típica postal. Igualmente continuamos el agradable paseo hacia el centro. (Más que un paseo se había convertido en "una caminata!!!"




Pasamos por el Parque Churchill donde se encuentra la fortaleza Kastellet, entre otros monumentos. Hay mucha vida en los parques y sentados en el césped con sus bicicletas aparcadas sobre el suelo.
De hecho, lo de la camitana iba en serio, estábamos recorriendo la calle peatonal más larga del mundo!! Se llama Stroget. Nada especial. Ideal para pasear y hacer compras.

Seguidamente visitamos la Torre Redonda, la Iglesia de Mármol y el Castillo de Rosenborg. También vale la pena el Palacio de Amalienborg y sobre todo su entorno.

Hay muchos edificios imponentes, y se disfrutarán si llevamos un buen calzado y caminamos todo el día. Parques, plazas, teatros, edificios públicos, etc.

Finalmente llegábamos al Puerto Nuevo. Es la otra típica postal de la ciudad. Muy ambientada con sus bares por todo el paseo con los edificios de colores. Muy agradable el paseo.

Finalmente, ya algo cansados, decidimos entrar al parque de atracciones más antiguo del mundo, el Tivoli. Los precios no son excesivamente caros sobretodo si van a visitar el parque sin subir a las atracciones. Las atracciones son las típicas que podéis encontrar en cualquier feria o parque de atracciones pero el parque es una delicia. Es entrar en el tunes del tiempo con los típicos tiovivos. Muy recomendable. Bajo podéis ver alguna foto del parque de atracciones.

 Copenhagen, una ciudad sin grandes monumentos pero con un encanto especial. Fue la ciudad que más nos sorprendió.