Tailandia en 15 días. Dia 3. Chiang Mai - Mae Hong Son


A las 8 de la mañana todos preparados para empezar una mañana de aventura. Tras un contundente desayuno, en el que nos han ofrecido en desayuno asiático-continental, nos dirigíamos con la furgoneta de los Rolling al campo de elefantes. Como os dirán un millón de veces, el elefante es el animal sagrado. Es un animal muy importante para la cultura tailandesa. En el campamento nos cuentan muchas cosas curiosas sobre estos animales. Además nos explican que estos animales tiene un domador al cual "ha elegido" el animal cuando nace. El domador va a ser el encargado de cuidarlo toda la vida, lavarlo, enseñarle, etc.

En el campamento pudimos darles de comer, se bañaron, jugaron al fútbol y hasta pintaron cuadros. La verdad no fue la experiencia de mi vida pero estuvo entretenido.



Seguidamente salimos hacia el una plantación de orquídeas según teníamos previsto. Por el camino está lleno de "establecimientos" donde ofrecen espectáculos de serpientes, de tigres, de monos, de cocodrilos... En fin, toda una variedad. Entramos en uno de serpientes.

La verdad no me impresionó demasiado pero por 300 Bath los dos (8 euros) tampoco se podía pedir demasiado...


Como decía, siguiente parada Jardín de orquídeas. Es un sitio muy bonito donde se pueden encontrar todos los tipos de orquídeas de la zona. Si eres un poco mañoso se pueden sacar unas fotos muy chulas. Comimos en el restaurante del propio jardín, y de aquí al aeropuerto para ir a Mae Hon Son.



Así escrito parece que después de hacer visitas por la mañana, ir al aeropuerto, y subir en un avión para tener que ir a Mae Hong Son para luego continuar haciendo visitas en Mae Hong Son parece una odisea. Pero fue tan sumamente simple como fue el embarque, el vuelo de 1 hora y como nos recogieron que desde la llegada al aeropuerto de Chiang Mai donde Nita entró con nosotros casi hasta la puerta del "avión" (ahora vereis el avión) hasta que empezamos la visita con Sak en Mae Hong Son que apenas pasaron 2 horas incluyendo el vuelo de una hora. Una maravilla de organización. Por cierto cuando llegamos teníamos otra furgoneta de los Rolling esperando.


Os pongo de nuevo el mapa para que os orienteis el trayecto. Parece ser que en carretera se tarda más de 8 horas. Es todo muy montañoso.

En Mae Hon Son nos esperaba nuestro guía Sak. No se si se escribe así... Directos a ver el wat sobre la montaña que la verdad las vistas eran espectaculares.


Está en lo alto de una montaña. En Mae Hon Son se puede observar la influencia Birmana ya que está a pocos kilómetros de la frontera. Olvidaros de cruzarla. Según recomendación de Sac está toda minada y las relaciones no son muy buenas. Nos pregunta si vamos a ir a Mae Sai que es la aduana más importante entre Tailandia y Birmania y le de decimos que sí. Nos comenta que ya veremos las espectaculares medidas de seguridad para cruzar la frontera y lo entenderemos de qué no habla.



Aquí los wat tienen la ornamenta plateada y no dorada y mucho mas recargada. Ademas los budas son blancos, con orejas alargadas...
El sitio no es realmente especial aunque curioso por las diferencias frente a lo visto anteriormente y las vistas desde lo alto.

Sak nos llevaba a la jungla. Allí estaba nuestro hotel.



El hotel es el Fern Resort. Las fotos hablan por si solas. Una chulada!! Eso sí, ojo con los mosquitos. El hotel era increíble. Estábamos en un resort entre arrozales y la selva. Por detrás de las habitaciones, a la parte de la jungla, podías ver incluso que el hotel estaba cercado con unas vallas. Tiene que haber cada animalito suelto...

Nos recomendaron no perdernos la puesta de sol desde los arrozales. Pero nos la perdimos..... Desastre!! Jeje

Cenamos en el hotel, muy bueno por cierto y nos tomamos entre manglares, y ruidos característicos de la selva un delicioso cóctel!!