Tailandia en 15 días. Día 4. Mae Hon Son - Chiang Mai

Después de ver como amanecía en los arrozales (nos perdimos la puesta de sol pero no el amanecer) y desayunar en medio de la selva, pasamos a comprar unos caramelos, lápices y cepillos de dientes para llevar a la tribu Karen (mujeres jirafa). Así nos lo recomendó el guía.

Lo primero fue un agradable y divertido paseo en elefante por la "selva". Entrecomillo selva porque no es que te lleven por la más frondosa e inaccesible selva. La actividad, demasiado para turistas, es entretenida por la novedad de ir a lomos de un elefante pero es algo que no repetiría aunque para hacer una vez seguro que te llevas de allí unas buenas risas. Además los jinetes/domadores son muy simpáticos. Te ofrecen subir a la cabeza, jugar con los elefantes... en fin, los chicos se lo curran bastante. En la foto además os presento a Sak. Yo mido algo más de 1.80 por lo que el tamaño de los tailandeses... os podéis hacer una idea. Son en general muy bajitos.






Luego nos llevaron por el río en lancha hasta el poblado de las mujeres jirafa. Según nos comenta Sak (el guía), sólo se puede acceder a través del río.



Sinceramente me decepcionó. Es evidente que impacta ver las señoras con sus largos cuellos cubiertos por 25 centímetros de cobre que pesan 6 kilos y llevan toda una vida. Es una dulzura ver los niños recogiendo un caramelo a cambio de una sonrisa y toda una experiencia ver su guardería en el poblado, las casitas, etc. Pero me parecía un poco montaje ya que en la tribu tenían Lays, Cocacola... En fin, no hay que dejar de visitarlo pero para que os hagáis una idea de lo que realmente es. Según nos comentaron posteriormente,  digamos que la tribu está en el mismo sitio, visten igual pero está totalmente avanzada en el sentido de que utilizan dinero, está subvencionado por el gobierno por temas turísticos. Al fin y al cabo es una experiencia pero que no está mal saber cual es la realidad para no llevarse chascos. Pese a todo, lugar recomendable.



Vuelta en barca desde el poblado y rumbo a la "Cueva del pescado". Es un lugar sagrado donde van los tailandeses a pasar el domingo. Es un bonito lugar con un lago que se interna en una cueva. Esta lleno de carpas... Pero no se puede pescar allí.


Sak nos llevó al restaurante a comer en Mae Hon Son y al aeropuerto dirección Chiang Mai. Para los que van por libre sólo se puede llegar desde Chian Mai en uno de los dos vuelos diarios. No tiene más vuelos como ya os he comentado.

Resumiendo lo que ha sido Mae Hon Son, llegamos a mediodía y visitamos la ciudad y los templos con ornamenta Birmana (recomendable), disfrutamos tarde noche del hotel (espectacular, muy recomendable), hemos hecho un paseo en elefante (entretenido pero seguro que en otros puntos de Tailandia más accesibles lo hay), visita de la tribu Karen, mujeres jirafa, (recomendable) y cueva sagrada del "pescao" (está bien...).

Como veis, realmente lo imprescindible de Mae Hong Son serían la visita de la tribu mujeres jirafa así como visitar los templos con decoración Birmana. El resto es suprimible o se puede hacer en otros lugares de Tailandia con lo que por libre creo que es un enlace complicado (sólo un vuelo y no demasiado servicio). Más información imposible, ahora según vuestro viaje ya podéis decidir si vale la pena o no. A mi la verdad que me da mucho gustito haber estado en un lugar que va tan poca gente.


Vuelta al hotel Empress en Chiang Mai. Después de una ducha nos fuimos a dar una vuelta al mercado nocturno donde cenamos e hicimos unas compras. Pronto a dormir que al día siguiente tenemos 3 horas de carretera a Chiang Rai. Llegaba el momento de despedirse de la pareja de valencianos que había compartido el viaje hasta ahora aunque nos reencontraremos en Bangkok.