Ruta en coche por Croacia. Día 2. Ljuviana y Zagreb



Día 4 de Agosto.

Nos levantamos temprano y tras un buen desayuno (Tiziano nos preparó unos curasanes escandalosos para desayunar. Que bueno!) y las indicaciones de Tiziano, nos dirigimos a Eslovenia para visitar Ljuviana y comer en Zagreb.En hora y media estábamos en Ljubiana. Menuda sorpresa! A mi me encantó! Quizás era por que no me lo esperaba pero sin ser la ciudad espectacular sí que la recomiendo. Es muy agradable tanto la ciudad como el camino hacia ella. Esta es la ruta que íbamos a hacer durante el día.

LJUVIANA

En la capital,  se puede visitar el Puente Triple, que cruza el río por el centro de la ciudad. Las plazas del centro (Mestni, Stari y Gornji), el ayuntamiento, la Catedral de San Nicolás, el puente de los Dragones (entrada al casco histórico de la ciudad), el mercado (detrás de la catedral) y por supuesto el castillo.


Es una fortaleza medieval sobre la montaña de la ciudad (se puede subir a pie o en un funicular (2euros). Está totalmente rehabilitado y es lo mejor de la ciudad, junto al encanto del conjunto. Además se puede visitar la Galeria Nacional, El museo de la Historia, los jardines del Tivoli y el puente nuevo. Es recomendable subir al castillo no solo por lo que hay, el propio castillo, sino también por las espectaculares vistas de la ciudad como muestra la foto.



Canal que cruza la capital. Tiene mucho encanto


Visitando el castillo en lo alto.




ZAGREB



Una vez vista de manera panorámica la ciudad nos fuimos hacia Zagreb. continuaban los paisajes verdes y frondosos (no acostumbrados por un valenciano), y en una hora y media estábamos en la capital croata. Aquí si que encontré lo previsto. Una cuidad grande y sin encanto. 4 monumentos, algún edificio histórico y sobretodo, edificios sucios, grafitis, y BANDERAS DE CROACIA. No se cual es el motivo pero esta lleno de banderas. imagino que el patriotismo proviene de las recientes guerras.

Con dos capitales en las espaldas, nos quedaba algo más de 1 hora para llegar al hotel que teníamos junto a los lagos Plitvice Jezera.

Saliendo de Zagreb pudimos ver el nuevo estadio de la ciudad, precioso, y llegando al hotel que estaba en Rakovica, el viaje quiso regalarnos una visita inesperada a unos lagos.




Fue curioso porque sobre ellos había una niebla muy intensa. según nos explicaron, en verano hay una diferencia muy elevada de temperatura entre el agua y el aire que produce este vapor. Muy recomendable de ver. El lago se llamaba Slujcika. Un buen lugar donde hacer una parada a estirar las piernas y disfrutar de la naturaleza mientras descansas. Muy agradable.

Considero que a partir de Karlovac vale la pena seguir por la nacional que hay dirección Plitvice Jezera. Mismo tiempo, menos km y mas bonita.

Finalmente llegamos al Tourism Center Marko. 49 euros con desayuno la habitación doble. Para mi muy recomendable. Eso si, estábamos a 16 grados!! Que tras un día hipercaluroso.... Se agradecía.