Ruta en coche por Croacia. Día 5. Dubrovnik y Lokrum


DIA 5
Día 7 de Agosto. A las 8 de la mañana habíamos desayunado para empezar lo antes posible la visita. La imagen del termómetro delante del hotel a las  8 i media a 36 grados fue demoledora. Esto era un presagio de lo que íbamos a tener el resto del día.
A pesar de ello, nada nos iba a impedir disfrutar de la joya del Adriático. De todos los viajes que he realizado, este es uno de los días más completos de ninguno de mis viajes. Los días que recuerdo como más especiales en mis viajes son este y un día en las Islas Phi Phi. Me gustó mucho lo que vi, disfruté del lugar, disfruté de sus vinos, de su gastronomía... En fin como ya he dicho un gran día de viaje.
Venden una tarjeta de bus y visitas para el día por 120 kunas. Está bien. Para ir al centro mejor con el bus de línea. El 1a 1b y 3 te dejan en el centro. En bus nos costaba 4 minutos y la frecuencia era altísima por eso hemos considerado el hotel como una muy buena opción siendo que teníamos que aparcar coche en Dubrovnik y además podíamos acceder al casco antiguo en apenas 4 minutos.
Empezamos por las murallas, es una chulada cada rincón que ves, y sobre todo las vistas desde la muralla tanto del interior de la ciudad como del exterior. En las fotos de la etapa se puede ver Lokrum. La pequeña isla que usaríamos para descansar, tomar el sol y bañarnos en las aguas más trasparentes que nunca he visto.

Hay una entrada que es para las murallas en incluye algunas de las atracciones culturales como un museo, un palacete. La verdad lo más importante es la muralla y el encanto en si de la ciudad aunque nosotros sí que compramos el paquete que tampoco era mucho más caro.

El el primer mural se puede ver la isla de Lokrum. Realmente está frente la ciudad. En mi opinión totalmente recomendable.




En Dubrovnik no se puede estar en Agosto por el día tanto por el calor que hace como por la masificación de los cruceristas. Así pues lo más recomendable es estar a primerísima hora. Visitar lo que se pueda y salirte a alguna isla tal y como hicimos. Después de comer allí un pic-nic que llevábamos, nos fuimos a ducharnos al hotel y seguimos la visita a las 8 de la tarde. La noche en la ciudad es muy muy agradable. Además, los precios de los restaurantes, si no te sientas en las calles principales, se pueden pagar perfectamente. (Unas cervezas, un par de doradas a la parrilla, una fuente de verduras y cafes... sobre unas 200 kunas los dos). Menos de 30 euros, en mi opinión barato.
Volvemos a la mañana que esto es interesante. 
A mitad mañana estábamos acalorados y según lo previsto y recomendado, decidimos ir a la playa. En este caso no dirigíamos a la  isla de Lokrum. Está a 20 minutos en ferry y cuesta 24 kunas por persona. Se sale desde el mismo puerto viejo de Dubrovnik. Allí, además de una fortificación y un monasterio habían unas zonas de rocas con un agua cristalina increíble. Buceo, sol... Y para los más atrevidos una playa nudista, que por cierto no fue nuestro caso. Importante, en Lokrum no hay más servicios que una cabina de helados donde comprar agua, helados y poco más. Creo que lo que queráis llevar mejor en la mochila desde Dubrovnik
Si no lleváis cangrejeras (como es mi caso) problemas para caminar al entrar al agua. Eso si el agua es una delicia. Doy fe de lo complicado que era caminar por las piedras en la foto caminando como un patoso apoyándome con las manos...

Hay una especie de piscina natural llamada el “mar muerto” que no tiene desperdicio. Muy bonito. Tras un baño, tomar el sol, picnic en la playa, nos fuimos a descansar al hotel.

Además, algo que leímos y realmente probamos es que el agua en la Costa Dálmata en general tiene un alto grado de salinidad lo que hace que haciendo el muerto flotes totalmente. Mirad a Eva en la foto!!
Qué os decía? Una maravilla de sitio. 
Ya con el sol casi durmiendo, de nuevo al centro de la ciudad, nos disponíamos a ver aquellos rincones que el calor nos había impedido. Así que nos pusimos guapos y al centro de nuevo!

Durante el paseo, nos paramos en una vinacoteca, Restaurante Refne a probar los caldos Croatas. Probamos un par de blancos, que no tenían desperdicio mientras hablábamos con unos matrimonios australianos de lo bonito que es nuestro país y los buenos vinos que tenemos. Siempre me encanta escuchar a los turistas hablar sobre España... aunque a veces no lo creamos tenemos un país espectacular y la gente habla muy bien de nosotros!!

Con tanto piropo, y un par de vinos, salíamos con una sonrisa de oreja a oreja buscando un lugar para cenar. 

Como dije antes, comimos una doradas que estaban muy buenas. Por cierto (no sentaros en las calles principales!!). Se puede cenar en el casco antiguo (dentro de las murallas) perfectamente pero simplemente hay que ver donde se sienta uno. Hay lugares muy bonitos pero muy caros y luego hay lugares que están muy bien a precios más que razonables para estar en Dubrovnik. Creo que pagamos algo más de 30 euros (Barato para lo bien que estaba).  Luego paseamos muy agradablemente y a dormir! Hay que asimilar todo lo que hemos visto hoy... Dubrovnik a mi me ha gustado mucho.