Unos días en Dar es Salaam

Tras un día de viaje por fin he llegado a Dar es Salaam. Ha sido mi primer vuelo con Emirates y la verdad que me ha gustado mucho.

El vuelo ha sido largo y duro... pero por fin ya estoy en Dar es Salaam. Me llevo una agenda con sitios para visitar, restaurantes donde cenar y comidas típicas de Tanzania que pedir en alguno de los restaurantes que mi amiga Jasbir, una chica de Tanzania, que conocí en el avión me recomendó. Os ire comentando todos sus  consejos en el diario de viaje.

Las primeras impresiones de África son un poco caóticas. Ya la entrada en la aduana te indica que esto no es Europa y las cosas funcionan diferente.
Los coches atiborran las calles de la capital, los peatones invaden la calzada intentando vender alguna cosa y el desorden es la tónica constante.  Tengo que decir que es la primera vez que me siento algo perdido en la entrada a un país y no sabria como meterle mano si tuviera q viajar por mi cuenta y no es que no tenga experiencia en viajes "a tu aire".
Llegamos al colegio donde viven en un convento y nos vamos a alojar. El recibimiento ha sido muy acogedor. Las Hermanas son de diferentes países sobretodo Sud América y África y son muy amables y serviciales. Además también hay Tanzanos que les ayudan. La amabilidad, la cortesía y la bondad se refleja en estas personas. No se qué es pero me da tranquilidad.
Han ido pasando los día tratando de colaborar en lo que uno puede y en los huecos hemos ido visitando alguna cosa. 
Una mañana fuimos al centro de Dar es Salaam. Visitamos su catedral católica ( nada especial), y dimos una vuelta por allí. Si tuviera que buscar una palabra NO sería seguridad. Es algo que nos repiten constantemente nuestros amigos. Para ir de Kigamboni (donde nos alojamos) a Dar es Salaam hay un ferry que cruza el río por 200 Dhs. No se reserva ni nada. El que primero llega sube. Para las personas se sube bien si vais en coche las colas son eternas. Decir que realmente te sientes observado. En un ferry de unas 500 personas creo que éramos las únicas personas que no eran de color. Y la verdad que turistas muy pocos por Dar es Salaam.

Una de las tardes hemos estado en  la playa en la parte de Kigamboni. No he entendido muy bien aun como funciona esto pero parece ser que son una especie de Beach club que son más seguros que las playas públicas. La verdad que se estaba muy bien!! Habían cabañas en la propia arena y en  ellas puedes tomar lo que quieras del bar o hacer un picnic. La playa esta muy bien. Fina arena blanca y la musica africana del beach club hacen que tenga un rollo muy divertido.
El domingo el Padre Limo nos recogió por la mañana y nos llevó a una de sus parroquias donde oficia misa y luego a algunos poblados a ver como vive la gente enas zonas rurales y conocer la cultura. Al final de la misa nos fueron formulando una preguntas para conocer nuestra forma de vivir  y de pensar con el objetivo pienso yo de liberarles de algunos prejuicios. Por lo que vi el papel de la mujer está muy poco valorado todavía en la sociedad. Fue una gran experiencia. Aquí los padres pactan matrimonios y estas cosas que pasaban en nuestro país hace 60 años... o no tanto... según se mire. Han sido varias las cuestiones que me han recordado costumbres antiguas en nuestro país.
Han sido pocos los días que he podido compartir con esta gente que tanto hace por los demás y la verdad que me voy con la sensación de que es muy difícil cambiar situaciones como la actual del país, aunque quedan personas en el mundo dispuestas a ayudar a otras  desinteresadamente. Lo que hacen esas Hermanas no tiene precio. Tienen toda mi admiración.