Día 3. Distrito financiero

Empezaba la mañana bien temprano, el jet lag haciendo de las suyas.

Directos con la linea roja hasta la última estación que te deja en el mismo ferry.  El hotel está en Canal Street, en el Soho a pocos metros de las estaciones roja y azul de Canal Street. Un sitio para moverse muy bueno. Lo iréis viendo que desde el hotel podíamos llegar a cualquier sitio sin hacer cambios de linea.

Llegamos hasta la última estación y salir del metro y está la estación del ferry. El ferry es gratuito y lo utilizan locales para venir a Manhatan a trabajar desde la otra parte del río. El viaje dura unos 30 minutos y es muy agradable.

Dado que es sábado tampoco está muy lleno y se va muy cómodo. No hicimos ni siquiera colas. La verdad no es que no vaya lleno sino que prácticamente va vacío. Recomiendo ir el fin de semana.

Aunque hace viento es perfecto para ir tomando alguna fotos porque hay buena luz. El paseo, recomendado por todas las guías y blogs, es un ferry gratuito que va a State Island.

Allí no hay nada que ver pero el paseo tiene buenas vistas de la Estatua de la libertad y del Skykine en la parte del distrito financiero.
Ir y volver cuesta como una hora. En mi opinión vale la pena.





También se pueden obtener fotografías muy buenas de Manhatan por la parte del distrito financiero.

Nos quedamos en el Distrito Financiero y vamos a callejear viendo las cosas más interesantes.

Primera parada, American Indian Museum. No es que sea una maravilla pero está bien para conocer los antepasados del continente americano. Como vivían, como cazaban, sus ropas. Me trajo grandes recuerdos la sección de los navajos de nuestro viaje en Arizona (en los parques Nacionales). Al museo le dedicamos unos 40 minutos.

Paseando nos encontramos una muchedumbre de gente. Ahí está! es el Toro de Wall Street. Simboliza el poder de la economía americana. Es tradición y da suerte tocar los testículos. Que así sea.






Hacemos una breve para en el memorial a los veteranos de Vietnam. Me gusta visitar este tipo de sitios y que estén presentes para recordar aquellas cosas que nunca debieron suceder aunque como iremos viendo en el viaje es algo que encontraremos repetidamente pero que no dejan de hacerlo... En fin... USA...

De ahí paseamos por Wall stret, el Federal Hall y Trinity Chapel. Es curioso de ver donde se mueve y ejerce el poder de este planeta. Los que mandan de verdad trabajan en estos edificios.  Al ser sábado esta bastante tranquilo. 





Después de ver Wall Street y Federal Hall entramos a Trinity Church. Es curioso encontrarse esta iglesia con su cementerio al lado entre todos los rascacielos.
La siguiente parada es el Memorial 911. Son  dos fuentes enormes en el suelo para recordar  los atentados del 11S. Sin duda es impactante. El monumento es imponente por sus dimensiones y por lo que representa. El museo tiene muchísima gente por lo que lo dejamos para otro día. Se denota mucho respeto en el ambiente. 

El  viento iba a más por lo que descartamos el paseo por el Battery Park y decidimos resguardarnos en uno de los sitios que tenemos marcados en la agenda: Chelsea Market.



El sitio es una pasada. Tiendas, restaurantes, etc... todo muy variado y con mucho encanto. El hecho de que sea fin de semana y el viento hace que este abarrotado. Igualmente el sitio es formidable. Es ese tipo de lugares que no ofrecen nada diferente pero lo ofrecen con un encanto diferente. Eso es Chelsea Market.

Nos tomamos unos vinos en un local y luego comemos en un restaurante de Giovani Rana. El sitio resulta carísimo pero la verdad estaba muy bueno lo que comimos. Lo que realmente es caro es el vino. Las copas de vino nos cobraron como a 12 dolares cada una y el vino más barato de la carta unos 40 dolares. Esto es Manhatan! :)

Para acabar el día de nuevo vamos a la 5º Avenida a dar un paseo pero la tiendas y el vino nos dejó el apetito medio abierto por lo que caemos prisioneros de la tienda Godiva. Ya la conocemos de la Ruta 66 y la verdad es una pasada. Es bastante cara pero es una tentación. Nos comimos unos chocolates que estaban deliciosos. Mi favorito son las fresas bañadas de chocholate.

Con todo el ambientillo que llevábamos veo el luminoso a lo lejos y ... SI!  A mi mujer le había traído un "vale por un Tattoo" Santa Claus y qué mejor sitio para hacerlo que en New York así que así acabó el día!

Día agotador... muyyy completo! Mañana más!